A cocinar juntos!

“El foco simbólico de la casa es la cocina… Las actividades más importantes que tienen lugar en las casas son las que emanan de allí. Cocinar y comer, compartir las comidas del día a día, son de alguna manera, los indicadores más obvios de lo que tienen en común aquellos que viven juntos”.

After kinship, Janet Carsten.

A lo largo de la historia, cocinar ha sido una actividad fundamental para los humanos, no solo porque suplimos una necesidad biológica y por el desarrollo adquirido gracias al fuego, sino porque alrededor de esta actividad se tejen los lazos que forman la comunidad. Lo que se come es además un rasgo identitario, de pertenencia a un lugar y a una gente, y no a otra.

Sin embargo, actualmente se piensa que cocinar es una tarea ineficiente e improductiva, lastre de épocas anteriores o de sociedades “menos modernas”. Hoy creemos que no podemos perder tiempo y menos con algo tan básico como lo es cocinar o comer; comemos porque nos toca y escogemos cualquier cosa que llene el estómago. Entonces vamos al supermercado, a la tienda de conveniencia, compramos comida rápida, un té “bajo” en calorías y continuamos, las niñas y niños quedan bien con un plato de cereal y luego un paquete de papas para pasar la mañana. Y aunque cada vez existe más presión por llevar una dieta “saludable”, lo cierto es que, en la práctica, la falta de tiempo, o la ausencia del dinero, nos impiden pensar con detenimiento sobre qué estamos poniendo en nuestro plato y cómo es que esa comida llegó ahí.

Afortunadamente en Colombia aún sigue siendo más económico conseguir alimentos frescos que la comida “chatarra” (cosa que no es así en los países del llamado “primer mundo”). Eso significa que tenemos la oportunidad de recuperar una actividad de inmensa importancia. Aprender a cocinar y a comer juntos no solo traerá beneficios para nuestro cuerpo y salud, además nos permitirá crear un lazo con las niñas y niños, porque el momento de la cocina es un momento para compartir, para ellos es un espacio lúdico donde pueden aprender a comunicarse, desarrollar autonomía y aprehender el mundo.

A continuación compartimos un par de recetas prácticas, fáciles y saludables que nos van a permitir precisamente eso, crear lazos con nuestros niños y niñas, quienes también pueden participar con tareas como lavar los ingredientes, deshojar, moldear, agregar tal o cual ingrediente, mezclar, etc.

Para el desayuno

granola

Pancakes de banano

Ingredientes:

  • 2 bananos bien maduros
  • ½ taza de leche vegetal o agua
  • 1 taza de harina de trigo o avena molida
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de polvo para hornear
  • 1 cucharadita de aceite vegetal
  • ¼ de taza de azúcat morena o melao -panela diluida-
  • 1 cucharadita de vainilla o canela en polvo -opcional-

  Preparación

Aplastar los bananos, agregar la vainilla o canela, la sal y el azúcat -o endulzante- mezclar bien. Añadir la leche o agua y cernir la harina con el polvo de hornear, revolver bien hasta que no haya grumos. En una sartén antiadherente a temperatura media añadir una cucharadita de aceite, cuando esté caliente agregar la mezcla de pancakes. Esperar hasta que se vean burbujas en la superficie y entonces dar la vuelta con una espátula plana.

La mezcla debe quedar chiclosa, ni muy líquida, ni muy seca. Lo mejor sería hacer una primera prueba y dependiendo del resultado agregar más harina -si se ha pegado al sartén- o líquido -si ha quedado muy seco y no esponja-.

Para la media mañana

granola

Barras de granola casera con Melao

Ingredientes

  • ½ taza Uvas pasas o arándanos
  • ½ taza Maní o almendras o nueces
  • ¼ de taza Coco rallado
  • 1 ½ taza Chía o quinoa o amaranto o avena en hojuelas
  • 3 cucharadas de melao de panela o miel de maple
  • 1 cucharadita de canela en polvo
  • 1 pizca de sal

  Preparación

En una sartén a fuego bajo tostar las hojuelas de avena o quinoa, el maní, el coco rallado y las uvas pasas, este proceso puede durar entre 10 y 15 minutos. Luego en un recipiente, mezclar los frutos secos tostados con la sal y la canela, añadir el melao una cucharada por vez para revisar la consistencia, debe quedar pegajosa.

Transferir la mezcla a un molde rectangular -para cortar fácilmente las barritas- cubierto con papel encerado o vinipel, aplastar bien y llevar a refrigeración por 40 minutos. Finalmente cortar en barritas.

  • Pueden usarse los frutos secos de preferencia o de fácil consecución.

  Melao

Ingredientes

  • 250gr o ½ Panela
  • 1 taza de agua
  • Canela en rama -opcional-

  Preparación

En una olla a fuego medio poner el agua y la panela y la rama de canela, dejar hervir hasta que espese. Cuidar que no se queme.

-

Recuerda que es importante cuidar siempre la seguridad de los niños y niñas respecto al fuego, las cosas que pueden estar calientes y los cuchillos, entre otros. Igualmente hay que mantener la paciencia y comprender que todo es un proceso y que a veces en la cocina no salen las cosas como se quisiera, pero siempre se puede volver a intentar.

También puedes leer

Todas las entradas

Agenda una visita

Queremos que conozcas nuestras instalaciones y metodología asistiendo a uno de nuestros talleres Montessori con tus hijos.

Al enviar este mensaje aceptas nuestra política de privacidad.